martes, 11 de julio de 2017

11 de Julio

Hoy fui al supermercado y me puse a hacer fila en la caja nro. 11. Pura casualidad.

Se supone que ya estoy de vacaciones. Digo se supone porque hoy igual me tocó ir a tomar un examen a unos alumnos. Mañana tendré que corregirlos y el viernes debo ir a tomar una prueba atrasada a otra alumna. Son las únicas clases de la semana en todo caso. No me puedo quejar.

La institución donde hago clases que se encontraba en "toma" por los alumnos ya fue "devuelta" así que parece que en unos días tendré que estar tomando algunas evaluaciones. Aún así no será algo que demande muchas horas.

En la cárcel finalmente tuvimos nuestro último día con un "compartir" para los alumnos. A pesar de ser presos y muchos de ellos por los peores crímenes son nuestros estudiantes y se me paga por enseñarles inglés. 

Así nos encontramos unos 15 profes en la misma sala con una mesa larga en diagonal donde había mantelcito (como de cumpleaños), platitos y cubiertos plásticos. Vasos además que fueron rápidamente rellenados con Fanta, Coca Cola o jugos varios. Unas palabras de una de las jefas y comenzaron las colegas a servirles torta y rellenar vasitos. A mí me tocó pescar la guitarra que en efecto había en una bodega y que sonaba muy bien, con cuerdas de nylon. 
Toqué algunos temas en español y finalicé con "La bamba" que es bien conocida y da el juego para enlazarla con "Twist and Shout" de los Beatles ya que cuando canta "Well, shake it up, baby, now" siguen exactamente la misma progresión de acordes en el verso al mismo tempo! (DO-FA-SOL que acompañan los versos contiene las mismas 7 sílabas que "pa-ra-bai-lar-la-bam-ba!") 

De ahí me pedían algunas pero no me sabía porque en su mayoría las solicitudes eran de cumbias o temas populares que no son mi especialidad já. Así que ofrecí la guitarra pero como nadie se atrevió a tocar y cantar puse música en mi compu, una selección de reaggetón que tuvo buena acogida. 
La mayoría de las colegas se mantuvo en un rincón alejadas de los alumnos conversando entre ellas y otros (unos 5) nos acercamos a compartir con ellos, sentarnos entre ellos y conversar de cualquier cosa. 
Uno por ejemplo nos confidenciaba cómo hacía tatuajes adentro. Es bueno para el dibujo y se fabricó una maquinita con un motor y no sé qué más. Y así podía tatuar a otros o incluso a sí mismo, nos mostró una especie de Joker en su brazo izquierdo que se hizo él mismo con la mano derecha, trabajo perfecto.

Habrá pasado una hora cuando entró el gendarme y como vió que ya todos tenían platos y vasos vacíos los llamó a retirarse a sus celdas. Después de eso tuvimos un compartir entre profes, ya sin música de por medio y de ahí a la casa.

Vuelvo el 31 de julio y si todo va bien, me mantengo hasta diciembre.




2 comentarios:

  1. Buena crónica de tu 11-07. Hay muchas de esas canciones que se pueden enganchar. Lso mismísimos Beatles en sus inicios hacían eso con las canciones de los 50 que les gustaban.

    Estaremos aquí, al pie del cañón.
    Abrazo!

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar!